Por qué se deben tratar con mano de hierro las mentiras de sus hijos

3 Flares 3 Flares ×

El otro día estábamos en un restaurant, cuando Jonathan, mi hijo de diez años, pidió permiso para ir “al baño”. Como sabía que lo estaba observando, hizo como si se encaminara en dirección al baño, pero luego siguió en línea recta hacia la mesa de shuffleboard (tejos) sin darse cuenta de que lo habíamos visto. Angela, mi hija Elena y yo nos quedamos en una pieza al ver lo que Jonathan estaba haciendo, pero lo dejamos jugar shuffleboard con otro niño todo el tiempo que quiso.

Cuando terminó de jugar, Jonathan fue al baño brevemente y regresó a la mesa. Curiosos por ver hasta dónde iba a llegar con su actitud, le di pie para que siguiera mintiéndonos.

“Papito, ¿estás bien?”, le pregunté.

“Sí”, me respondió, frotándose el vientre. “Pero me dio TREMENDO dolor de estómago”.

“Pero te demoraste bastante. ¿Ya te sientes bien?”, le dije.

“Sí, un poquito mejor. Y me lave muy bien las manos”, aseguró.

Le tomé las manos, todavía húmedas, y las olí. “Sí, están bien limpias”, le dije.

“Sabes”, seguí diciéndole. “Me parece muy raro que estuvieras tanto tiempo en el baño, porque da la casualidad que vimos a un niño IGUALITO QUE TU jugando shuffleboard allí con otro niño.  ¿No te parece raro?”.

A Jonathan se le empezaron a llenar los ojos de lágrimas, porque se dio cuenta de que estaba, como bien acostumbra a decir, “atrapado y disgustado”.

En nuestro hogar, el peor de los “pecados capitales” no es tener malas notas, romper algo o pelearse con alguien. Obviamente, todo lo anterior tiene consecuencias. Pero el peor de esos pecados es mentir. Desde el momento en que supieron por primera vez lo que significa mentir, siempre les he dicho a mis hijos que lo peor que pueden hacer es decirnos mentiras.

Si analizamos lo que hizo Jonathan, veremos que no sólo nos mintió, sino que nos engañó con premeditación. Algo muy serio, porque la mentira y el engaño son el rasgo distintivo de los delincuentes, los cónyuges infieles e incluso los asesinos en serie. La mentira y el engaño son los polos opuestos de la integridad, la virtud más importante que quiero inculcarles a mis hijos. (No exagero: la integridad es sin duda alguna más importante que prácticamente todo lo demás, incluyendo logros académicos, profesión o riqueza).

La razón por la cual pienso que muchas personas no son más firmes a la hora de luchar contra las mentiras de nuestros hijos, es porque muchos la practicamos. Estamos conscientes de que si les inculcamos que no deben mentir podrían tacharnos de hipócritas. Aunque vivir con la verdad es difícil, y ocasionalmente podemos fallar al respecto, debemos enarbolar ese principio lo más alto posible. Es importante, porque lo que decimos y lo que hacemos tiene que corresponderse ante los ojos de nuestros hijos.

Aunque siempre trato la mentira con mano de hierro, les hago saber a mis hijos que si me dicen la verdad aunque esto les cueste un problema, en ocasiones hasta puedo premiarlos por ser veraces. En numerosas ocasiones, cuando mis hijos admiten que nos han desobedecido, han comenzado a pelear y otras tantas cosas que hacen los niños… les he dicho que la razón por la cual no los castigo “esta vez” es porque fueron honestos conmigo. Esta es la otra cara de la regla de la “mano de hierro” ante el engaño: debemos establecer un equilibrio entre ser estricto y tener la voluntad de perdonar a sus hijos cuando reconocen que han hecho algo indebido. Si no sigue este procedimiento, sus hijos optarán por mentirle.

Seguramente estará preguntándose qué castigo recibió Jonathan por habernos engañado.  Su transgresión le costó dos meses sin ver a sus amiguitos y sin videojuegos. Además, le di la advertencia más severa que conozco: si vuelve a mentirnos, la ira de Dios caerá sobre él, diez veces más severa. El sabe que no exagero. En casa, el engaño acarrea serias consecuencias.

Háganme saber lo que piensan. Me encantaría recibir sus opiniones acerca de cuáles consideran como “los pecados capitales” en su familia.

3 Flares Twitter 3 Facebook 0 Pin It Share 0 Google+ 0 3 Flares ×

Comments on this entry are closed.

3 Flares Twitter 3 Facebook 0 Pin It Share 0 Google+ 0 3 Flares ×