Mis hijas y sus futuras bodas de cuentos de hadas

2 Flares 2 Flares ×

Royal Wedding Carriage

Mientras escribo esto, cansado y deseoso de dormir, una princesa se casa con un príncipe a miles de kilómetros de nuestra casa. Sí, al igual que tantos padres del mundo, mi esposa, admiradora de la realeza y yo, despertamos a nuestras hijas Elena (7) y Briani (2) para que vieran la rara y majestuosa boda de Kate y William.

Elena and Briani kept a watchful focus on the wedding. Well, not really but Elena did watch most of it before going back to sleep.

Mientras veo la boda, me satisface que mis dos princesas de Disney estén a años-luz de sus nupcias. Entretanto, tendremos años para inculcarles nuestras amadas princesas algunos conceptos acerca de las princesas de cuentos de hadas y del matrimonio:

Lo principal es encontrar un príncipe con integridad. La mayoría de las mujeres que conozco se deslumbran fácilmente con hombres adinerados, con títulos, carisma o popularidad, pero en realidad ninguna de esas cosas perdura. Incluso a pesar de que me encantaría que mis hijas se casasen con hombres que ostentaran tales cualidades (sería magnífico que fueran ellos quienes costearan las bodas), sobre todo quiero que se casen con hombres de integridad impecable. Un hombre íntegro y gentil, independientemente de su origen o nivel académico, es el tipo de hombre que ruego a Dios le conceda a mis hijas, y es también la clase de persona con la que deseo que esté mi hijo Jonathan. Con un hombre así se puede crear una sólida familia.

Los cuentos de hadas sólo se cumplen en las películas. Mi esposa y yo tenemos el matrimonio más lejano a los cuentos de hadas del mundo. Si su matrimonio es saludable, entonces es real. Y mientras criamos a nuestros hijos, les enseñamos que un matrimonio duradero es el que está lleno de Dios, de gracia, de paciencia y de perseverancia.

Sí, eres una reina. Esto podría parecerle contradictorio a lo que he dicho hasta ahora, pero es cierto. Al igual que mi esposa es mi reina, nuestras hijas deben ser las de sus esposos. Y del mismo modo, sus esposos deben reinar en sus vidas como reyes. O sea, que sólo los hombres que valoren a nuestras hijas como lo máximo en sus vidas, merecen el afecto, la lealtad y los sacrificios de ellas.

Tengo otros tantos puntos de vista acerca de los matrimonies de cuentos de hadas y la realidad, pero debo seguir viendo la boda real, y prefiero que ustedes me envíen sus opiniones acerca de cómo preparar a sus hijos, sí, aunque estén a años-luz, para los futuros reyes y reinas en sus vidas.

2 Flares Twitter 1 Facebook 1 Pin It Share 0 Google+ 0 2 Flares ×

Comments on this entry are closed.

  • http://www.mommafindings.com Sara@MommaFindings

    When I married my husband, my Mother In Law told me she had been praying for me since her son was a toddler. I think the most important thing I can do to prepare my children for marriage is to pray for their spouse right now. Pray that they have caring and loving parents, that they are being raised to be honest, respectful, and with good morals, but most of all pray they are protected and covered in God’s Grace until they meet my son or daughter.

    Great Post Manny!

  • PapiBlogger

    Thanks Sara. We definitely think alike. I’ve actually got a post coming up along those lines :-)

  • http://www.polatik.com David Saucedo

    I find myself wishing successful marriages were celebrated like the recent royal wedding. Your post is right on, our wedding is far from a fairy tale but has much to be celebrated. I will teach my baby girl how a man should treat a woman by the way I treat my wife. I will also teach my son how a man should treat a woman by the way I treat my wife. I know that my children will have a hard time finding a “royal” spouse if they never see what one looks like. Here’s to showing our children royaly in our own marriages! Great post!

2 Flares Twitter 1 Facebook 1 Pin It Share 0 Google+ 0 2 Flares ×