¿Han hecho sus hijos algo más repugnante? Díganos qué y gánese una cámara de video de bolsillo

0 Flares 0 Flares ×

I warped the colors in this photo so you believe what I said without gagging.

El otro día estaba escribiendo una historia dulce acerca de Briani, mi hijita de dos años, cuando de repente la niña se paró frente al ventilador del dormitorio a mirarme. En cuestión de segundos, un olor rancio a “caca” invadió mis fosas nasales, despertándome a la cruda realidad de que Briani no sólo tenía el pañal por los tobillos, sino que, además, tenía las manos y el cuello manchados de la repugnante sustancia.

“¡Ha, ha!”, decía la niña con picardía mientras corrí a contener la avalancha de “caca”, diciéndole que no se moviera de donde estaba. Una rápida inspección del suelo cercano y el pasillo revelaron un caso pavoroso de “caquicidio”.

En lo que ahora considero oficialmente como lo más repugnante que puede haber hecho cualquiera de nuestros tres hijos, Briani, tranquila y obviamente “pintó” las paredes de nuestro pasillo con la asquerosa pasta carmelita. Y para empeorar más las cosas, se orinó en el suelo, sobre el mismo sitio donde le dije que esperara sin moverse.

Como Briani tiene la suerte de ser tan graciosa, en vez de gritar (lo deseaba realmente), me reí por dentro y me di cuenta de que era algo que no iba a olvidar jamás. En cierta ocasión, Jonathan, mi hijo de diez años, “saboreó” un pedazo de “caca”, mientras que Elena, por su parte, se comió la mitad de una cucaracha muerta. Pero lo de Briani sencillamente los superó con algo mucho más repugnante.

Luego de consumado el “caquicidio”, le di a Briani un baño necesario, y esperé que mi esposa llegara a casa para que viera lo que había hecho la niña. A ambos no nos quedó más remedio que reír, tomar algunas fotografías y concluir asegurando que en eso consiste también la alegría de la crianza.

Contagiado con el espíritu de esos momentos locos de la crianza de un niño, le obsequiaré una magnífica cámara de video de bolsillo a la persona que nos cuente la mejor anécdota de lo más repugnante y divertido que haya hecho uno de sus hijos cuando pequeños.  PapiBlogger escogerá a tres finalistas y los someterá a votación por Internet. Las anécdotas se pueden incluir como comentarios a este artículo. El plazo de colocación de las mismas termina el 10 de noviembre.

P.S.  Mi esposa usó toallitas Lysol para limpiar las paredes.  No hay nada mejor…

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Pin It Share 0 Google+ 0 0 Flares ×

Comments on this entry are closed.

  • Adalia

    Bueno aqui va mi historia jaja, fue algo parecida, pero solo que la mia fue en el carro, que horrorrr, creo que mi hija pequena me a hecho mas travesuras que la grande, pues ibamos en el carro ya como a una hora de la casa, cuando se empezo a sentir un olor raro, y se imaginan enmedio de la carretera, y con un accidente de esos, nooooooooooooo, yo voltie a ver y si lo que me imaginaba una fiesta de popis, de pies a cabeza y junto a eso la silla del carro, y que hacer en esos casos, la nina hermosa jugando con “eso” ;0), pero que increible como que lo que le habia pasado era cosa de chiste, ella tan tranquila y toda relajada, hasta aplaudiendo estaba jaja, y ni modo a parar y a tratar de solucionar un poco el problema mientras llegabamos a nuestro destino, enserio que no se lo deseo a nadie, pero en ciertos casos como que algunas mamis estamos mas preparadas y somos mas tranquilas para resolver estos casos, no como el papa que puso el GRITO EN EL CIELOOOO!
    Adalia Montalvo
    adaliadelcompar at gmail dot com

  • Ashley R

    Why do the most disgusting, funniest stories of kids have to involve poop!?!?! When me son was about 6 months old, my hubby and I took our son out for the day and we stopped at In N’ Out burger to eat. It was very busy (lunch rush) and we were stuck sitting in a tiny corner, without the use of a highchair for our son. So, we took turns holding him on our laps while the other ate. Well, my son got “the look”……and then there was a grunt. I asked my hubby to check his diaper. It was a hot summer day, so he was in a onsie/romper type outfit. He pulled the diaper out a little from the side a did a finger test………why he did it that way, I will never know! As he did this, liquid poo was spewing out. In a panic, I put a napkin over it, grabbed my son from my husband (who had a really dirty finger) and the diaper bag, and RAN to the restrooms. Guess what……no changing station!!! And the counter was wet and filthy. So, I ran back out, grabbed my husband (left the remainder of our food) and ran to the car. We have a small vehicle, and there are no flat surfaces long enough to change a diaper. We pulled out the stroller and laid the back down. This was the messiest, fullest diaper I’ve ever changed!!!!!! There was poo everywhere. It ended up on his blanket, outfit, and even his shoes!?! It was on my shirt too. I used about 30 wipes too. I will never forget the panic of that poopy diaper that day.

    I know every parent has gone through something similar to this. This is just my version!

  • PapiBlogger

    Hey Ashley,

    We’ve had a lot of events lately so we will definitely include your entry in this contest! Thanks for your post and I agree, poop usually beats other disgusting things that happen with kids but I’m sure there’s other stories out there :-)

  • Pingback: iPhone 5

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Pin It Share 0 Google+ 0 0 Flares ×