Trucos para los padres durante la temporada de gripe – 1ra parte

3 Flares 3 Flares ×

Como mis tres hijos acostumbran a correr y pelear entre sí para ver quién es el primero en tocar el botón del ascensor, el otro día les revelé finalmente la terrible realidad acerca de ese tipo de botones.

“¿Te gustan los mocos?”, le pregunté a Elena, mi hija de seis años.

“¡Para nada!”, me respondió.

“Bueno, ¿pues sabes cuál es el dedo que la mayoría de las personas se mete en la nariz?”

“El dedo de señalar”, respondió.

“Correcto, el dedo índice”, le dije.  “Y ahora vamos a ver, ¿sabes qué dedo usan para presionar el botón del ascensor?”.

“El dedo de señalar”, repitió Elena, y luego hizo una breve pausa para pensar en lo que había dicho, llegando a una sorprendente conclusión de salud pública: “Ya veo, Papi. Entonces, cada vez que tocamos el botón del ascensor con la yema del dedo es como si estuviéramos tocando los mocos de los demás”.

“Exactamente”, respondí.  “Por esa razón siempre debemos presionar esos botones con los nudillos”.

No sé si usted será igual, pero si observa a los demás tanto como yo, se dará cuenta de que no estoy exagerando. La mayoría de las personas son descuidadas—e incluso hasta desconsideradas—en lo tocante a la higiene.

Por ejemplo, señoras (y les aseguro que me desagrada hacer este comentario) cerca del 70% de los hombres no se lava las manos cuando van al baño, y el otro 30% que se las lava, lo hace sólo con agua. Mi esposa afirma que las mujeres son un poquito mejores que nosotros en este aspecto.

Estos problemas de higiene son especialmente relevantes en esta época del año, porque se acerca la temporada de la gripe (o del “flu”, como muchos la conocen), y para muchos esto no cambiará grandemente la forma en que viven. Si cree que la pandemia de la Gripe Porcina sembró tanto temor que nos obligó a todos a lavarnos religiosamente las manos, yo no pienso lo mismo después de ver tantas personas de todas las edades tapándose la boca con las manos al estornudar, para luego darles la mano a otras a la hora de saludarlas.

Como padre, creo que no debemos tomar a la ligera estos malos hábitos de higiene, no sólo porque son repugnantes, sino porque incluso pueden ser peligrosos. Lo más importante que podemos hacer es enseñarles a nuestros niños a tener una obsesión saludable con la higiene.

La primera medida que debemos tomar es ayudar a que nuestros hijos comprendan de formas muy prácticas (como con el “truco del botón del ascensor”) que el contacto con los gérmenes es extremadamente fácil. Con frecuencia, hablar acerca del peligro de los gérmenes es como si se hablara del aire, porque son invisibles. Conscientes de esto, les hemos explicado a nuestros dos hijos mayores que los gérmenes son una especie de monstruos invisibles que están en todas partes, y quieren que dejen de lavarse las manos, los pies o el cuerpo, para entrar fácilmente.

En la segunda parte de esta serie les revelaré otros trucos para combatir la gripe. Pero entretanto, nos gustaría saber qué trucos tienen ustedes para contribuir a la higiene de sus hijos.

3 Flares Twitter 1 Facebook 1 Pin It Share 1 Google+ 0 3 Flares ×

Comments on this entry are closed.

3 Flares Twitter 1 Facebook 1 Pin It Share 1 Google+ 0 3 Flares ×