Lo nuevo y lo viejo: Primer día del viaje comienza en el futuro y culmina en el pasado

0 Flares 0 Flares ×

“Aterrizamos” en el Centro Espacial Kennedy de Cabo Cañaveral, Florida, el domingo a las doce del mediodía, exhaustos luego de una noche de poco dormir, pero al mismo tiempo entusiasmados por el viaje que acabábamos de comenzar. Probablemente ubicaremos a Orlando al regreso de nuestro recorrido desde Maine el mes próximo, pero por ahora pensé que el Centro Espacial Kennedy era el sitio idóneo para iniciar nuestro viaje épico, porque soy gran admirador de todo lo relacionado con la exploración espacial, y también quería despertar la imaginación de mis hijos con respecto a nuestro viaje.

El hecho de llevarlos a Cabo Cañaveral se pagó con creces. Mis dos hijos mayores tenían que comprender, en principio, la escala de lo que ha logrado nuestra nación en el espacio, la magnitud de las hazañas logradas, y lo “chévere” que sería poder convertirse algún día en astronauta. Aparentemente, Jonathan fue el que más se impresionó ante el cohete monstruoso Saturn V de 363 pies que nos propulsó a la Luna. Por su parte, lo mejor para Elena resultó tocar un fragmento real de roca lunar, mientras que la parte favorita de Briani fue volvernos locos a los cuatro, corriendo detrás de ella.

En cuanto a Angela y a mí, nos gusto realmente la película en formato IMAX Magnificent Desolation: Walking on the Moon 3D, que simula lo que sería una caminata en la Luna. En nuestro caso familiar, se nos proveyó generosamente con pases de prensa para tener acceso al Centro, pero esa parte en sí misma valió la pena la admisión. Debido a que no disponíamos de mucho tiempo, no pudimos aprovechar ni siquiera la mitad de lo que el Centro Espacial Kennedy nos ofrecía, pero les advierto que para poder ver todo lo que hay, es necesario dedicar dos días enteros.

El LG Rumor Touch de Sprint Nextel nos salvo.

Como especie de postdata a nuestra visita al Centro Espacial Kennedy debo añadir que el teléfono LG Rumor Touch que Sprint Nextel le proporcionó a nuestro hijo Jonathan resultó útil incluso como truco de crianza. Hace un par de semanas escribí acerca de un truco de tecnología básica que podemos usar para enseñarles a nuestros hijos cómo encontrarnos si se pierden en un centro comercial, parque de diversiones o feria. Como anexo al Truco del esquí acuático (léalo aquí), me di cuenta de que los teléfonos celulares (incluso los del tipo “pague según su uso”) pueden resultar de gran ayuda para ubicar a niños perdidos o extraviados. Entre sesiones de fotografía y mensajes de texto, Jonathan usó el teléfono en cierta ocasión del domingo para buscar a mi esposa.

DEL FUTURO AL PASADO

Our hosts at the Ripley's Believe It or Not "Ghost Train Tour Adventure" in St. Augustine

La segunda parte de nuestro primer día nos llevó del futuro de la nación a su pasado hispánico, pues concluimos el día con una visita breve pero singular a St. Augustine, la ciudad más antigua del país. Mi esposa y aspirante a cazafantasmas, los niños y yo disfrutamos de la atracción “Ghost Train Adventure” (La aventura del viaje en el tren fantasma) de Ripley’s Believe it or Not, un recorrido al cual se le han dedicado varios programas en televisión, y está considerado como el mejor de la nación.

A mí personalmente no me agradan los fantasmas ni los monstruos, pero este tipo de aventuras, si se organizan bien, pueden ser muy útiles para aprender la historia y peculiaridades de una ciudad. Por ejemplo, como parte del Ripley’s Ghost Train Adventure, se les proporciona a los participantes un detector de fantasmas idéntico al que se usa regularmente en el programa Ghost Hunters, además de una cámara desechable para tratar de captar el “halo” potencial de espectro.

Ghosthunters Jonathan (10), Briani (1) and Elena (6) prepare to measure ghosts during the Ripley's Ghost Train Tour Adventure in St. Augustine

Nuestro recorrido hizo tres paradas en sitios “embrujados”, incluyendo el ultimo en el museo Ripley’s Believe It or Not. Cada noche el museo adopta su dimensión pasada de antigua residencia de un multimillonario, y posteriormente hotel en el que supuestamente dos mujeres murieron durante un incendio en los años cuarenta. Huelga decir que, como mis dos hijos mayores quieren seguir los pasos de su madrastra, consideraron que la aventura de fantasmas fue una de las mejores experiencias de sus vidas.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Pin It Share 0 Google+ 0 0 Flares ×

Comments on this entry are closed.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Pin It Share 0 Google+ 0 0 Flares ×