El sexto día del Viaje Familiar PapiBlogger nos llevó hacia el oeste, desde Marfa, Texas a las Montañas Guadalupe y las Cavernas de Carlsbad

9 Flares 9 Flares ×

El sexto día del Viaje Familiar PapiBlogger nos llevó hacia el oeste, desde Marfa, Texas a las Montañas Guadalupe y las Cavernas de Carlsbad en Nuevo México, así como al primero de varios  McDonald’s de magnífica apariencia que estaremos visitando durante nuestro recorrido de 40 días.

PAPIBLOGGER Y LOS MEDIOS EN MARFA

El día comenzó con un extraordinario desayuno al estilo Tex Mex en el restaurante Cochineal de Marfa. Tanto a Angela como a mí nos pareció un poco caro, pero hacen el waffle más sorprendente QUE HEMOS COMIDO JAMAS. Mientras nos disponíamos a salir de Marfa, nos enteramos que el principal semanario de la zona, The Big Bend Sentinel (con circulación de 4,000 ejemplares) quería entrevistarnos para un artículo acerca del viaje. Un reportero nos citó a la redacción, donde nos entrevistó y nos tomó fotos a bordo de nuestro Chevrolet Traverse 2010 (el Papimobile).

A unas 30 millas al oeste de Marfa, en camino a Nuevo México, encontramos una de las cosas más peculiares que habíamos visto hasta el momento: una peletería Prada. Realmente, no es eso, sino una instalación de arte permanente, valorada en $100,000 colocada a propósito en medio del vasto desierto tejano en 1986 por los berlineses Michael Elmgreen e Ingar Dragset porque no pertenece a ese entorno, y eso es precisamente parte de lo que hace el arte. El arte nos hace pensar en cosas profundas como ésta. (Incidentalmente, a los dos días de su instalación en el 2005, la “tienda” fue destrozada y saqueada. Si les interesa leer más, visite aqui).

EN NUEVO MEXICO NO HAY LETRERO DE BIENVENIDA

Aunque tratamos diligentemente de fotografiar el letrero de bienvenida del estado de Nuevo México, no pudimos encontrarlo en el camino que seguimos en dirección a la cordillera de las Montañas Guadalupe. Lo que sí vimos fueron los marcadores que dividen los husos horarios del Oeste y el Centro. Luego nos enteramos de que dichos marcadores, colocados a unos 30 pies de distancia entre sí, también son las líneas oficiales que dividen a Texas y Nuevo México. Por supuesto, los fotografiamos.

CAVERNAS SI, EXTRATERRESTRES NO

Durante nuestro viaje a Santa Fe, Nuevo México, teníamos proyectado originalmente visitar el excéntrico museo de extraterrestres de Roswell, Nuevo México, pero mientras nos acercábamos a las Cavernas de  Carlsbad, la atracción por los extraterrestres comenzó a ser superada por las famosas cavernas, acerca de las cuales he leído desde mis años de juventud.

Con sólo dos horas disponibles en nuestro viaje a Santa Fe, nos desviamos hacia las maravillas de las Cavernas de Carlsbad, un destino familiar y económico, con un precio de $6 por adulto mayor de 16 años y entrada gratis para menores de 15 años.

En cuanto llegan al centro principal de visitantes, hay que descender 700 pies en un ascensor. Con los minutos contados, sólo tuvimos tiempo de disfrutar la atracción estrella de las cavernas, conocida como el Gran Salón, una cámara natural de piedra caliza de casi 4,000 pies (unos 1,219 m) de largo, 625 pies (190.5 m) de ancho, y 350 pies (unos 107 m) de elevación en su punto más alto. Es la tercera cámara de su tipo en Norteamérica, y la séptima en el mundo.

UNA ESPECIAL NAVE ESPACIAL EN ROSWELL

La parada final del día fue en lo alto del McDonald’s en forma de nave especial, en la igualmente rara ciudad de Roswell.  Como no habíamos almorzado, disfrutamos de una magnífica cena que incluyó el postre favorito de mis hijos: los McDonald’s Frappes (a Elena le gusta el Mocha y a Jonathan el de Caramelo). Aunque no tuvimos más tiempo para explorar a fondo a Roswell, lo que sí se nota en el trayecto es que la ciudad ha adoptado el culto de los extraterrestres en sus numerosos letreros, y hasta en los postes del alumbrado eléctrico.

CONSEJO DEL VIAJE FAMILIAR DEL DÍA (Patrocinado por Sprint Nextel)

Si su plan de vacaciones consiste en largos trayectos por carretera o viajes al aire libre, no cabe duda de que toda la familia va a sudar y a ensuciarse la ropa. Independientemente de cómo empaque, si va a disfrutar del viaje se arruinará constantemente la ropa de una forma u otra, especialmente si lleva un bebé. Recientemente, mi hija Elena terminó el día con TRES capas diferentes de galletitas, salsa BBQ y refrescos. Como es consecuencia natural de la diversión, mientras más rápido se dé cuenta de esta realidad de viajar por carretera, más cuerdas serán sus vacaciones.

9 Flares Twitter 0 Facebook 0 Pin It Share 9 Google+ 0 9 Flares ×

Comments on this entry are closed.

  • Abuela Yolanda

    Wow! seeing the caverns sure must had been wonderful, and I’m sure seing the Canyon will be one of the most of the terrific experience the kids will have… so it is good politcs had been set aside..

    Elena & Jonathan, I can see you are enjoying every minute of the trip and even the food!!!
    Love you very, very much….

  • Pingback: strange noises

9 Flares Twitter 0 Facebook 0 Pin It Share 9 Google+ 0 9 Flares ×